Cena para los buitres

“Los vaselinos”

La vaselina es una masa semisólida que se obtiene del residuo oscuro de la destilación del petróleo. Pero se ve que la blanquean. Se utiliza como lubricante.
Hay otra vaselina que no es matérica y que abunda en considerables dosis en cada uno de los actos sociales y políticos de la llamada vida pública. Algunos personajes están tan untados que cualquiera que se acerque a ellos acaba pringado y viscoso, como el “Alien” de Ridley Scott.
La vaselina es el paradigma de la falsía en una sociedad en la que cada vez más se encumbra lo artificioso e inútil, en detrimento de la capacidad, el rigor y las buenas intenciones.
Con vaselina se llega al lugar preciso por donde penetran los llamados “delfines”; la vaselina lubrica el camino para que la mediocridad alcance las grandes alturas; la vaselina convierte en protagonistas a los figurones, a los buscavidas y a las tachuelas. Es un producto imprescindible para llegar al fondo de las cosas. Para hacer carrera. Con vaselina se atesoran las grandes fortunas, se disimulan los intereses creados y se obtiene la notoriedad que solo se atribuye a los ilustres.
Buñuel colocó a todos los honorables, ilustres y comunes, en la misma mesa. Pero no los sentó a comer, sino a defecar sobre sus respectivos retretes. En un acto social de este calibre no sería necesario el uso de la vaselina.
El también cineasta, y grabador, Ian Hugo, amigo de Anais Nin y Henry Miller, definió literariamente al sujeto que hace uso y abuso de la fácil lisonja, como “vaselino”: hombre o mujer “que vive de pasar la mano por el lomo a sus jefes, sus allegados o la clase alta”. Es una criatura que hace oficio de la adulación y se gana la vida en la virtud de homenajear a sus superiores, emulando al espejo mágico cuya competencia no era otra que piropear a su dueña cada vez que esta le preguntaba quién era la mujer más guapa del mundo.
Los “vaselinos” y las criaturas más vagas son los arlequines de nuestro tiempo, los bufones de la vida pública, pero los futuros jefes, los dirigentes del mañana.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*